Intendencia Metropolitana se querelló contra adulto mayor agredido por Carabineros

  • La acción contra Patricio Bao es por desórdenes públicos, a raíz de que éste pateó a un funcionario policial.
  • Mientras que el INDH presentó una querella por la golpiza que recibió el hombre de 69 años.
Publicado 
Periodista Digital: Cooperativa.cl

A raíz de las duras críticas que recibió la institución, Carabineros se defendió mostrando un video en el que el hombre le da una «patada voladora» al funcionario. Otro video, en tanto, muestra que al detener a la persona, y luego de estar reducido, fue golpeado en el rostro mientras algunas mujeres intentan defenderlo.

Desde La Moneda, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, reconoció que «hubo un uso excesivo de la fuerza» en la detención del hombre, por lo que se realizará una investigación interna y que los funcionarios policiales «están sujetos a un proceso administrativo», a la vez que se envió el caso a la Fiscalía.

La acción judicial incluye a otras cinco personas, todos detenidos en el marco de los incidentes en el 8M.

«Los querellados fueron sorprendidos en la intersección de avenida Vicuña Mackenna con calle Carabineros de Chile, de la comuna de Santiago, por parte de personal de Carabineros, lanzando piedras y otros elementos contundentes aptos para producir lesiones corporales en contra de funcionarios de Carabineros de Chile, por lo que se procedió a su detención», fundamenta el texto de la querella, omitiendo la patada que realizó el hombre al funcionario policial.

La Brigada de Derechos Humanos de la PDI investiga la agresión contra Bao, quien fue formalizado por el delito de desórdenes públicos.

El hombre llegó este martes hasta la mencionada brigada de la policía civil para prestar declaraciones.

INDH se querella por «brutal golpiza»

Por su parte, desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) confirmaron una querella por «la brutal golpiza» que recibió el hombre de 69 años.

«El uso de la fuerza tiene que ser legítimo por parte de los agentes del Estado y ceñirse estrictamente a los protocolos institucionales», aseguró uno de los voceros del INDH, Carlos Bellei, por lo que «no existe justificación alguna que permita comprender que, cuando una persona está reducida por parte de un agente del Estado, posteriormente a ese hecho se produzca una golpiza como la que todos fuimos testigos».

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.