CONOCE A NUESTROS DIRIGENTES

Los invitamos a conocer a Don Osvaldo Lira Matus.
Dirigente fundador de la población Lo Hermida.
Hoy con 74 años, sociólogo de profesión, zapatero de oficio, dirigente social y sindical desde los 21 años, nos entrega su particular visión de lo que significa ser dirigente poblacional hoy en nuestro país.

¿Don Osvaldo, cuando llegó a lo Hermida?

Llegue el 1975

¿Qué significa Lo Hermida para usted?

-Lo Hermida fuera de muchas cosas, es parte de mi vida, aquí me he desarrollado como persona, como dirigente, como trabajador de calzados, aquí me desarrolle como estudiante, saque la enseñanza media en 1999 a 2002. Egrese de sociólogo el año 2018 con 73 años, soy un dirigente social conocido, hago lo que me gusta hacer.
Soy presidente de una asociación de fútbol, llevo 20 años.
Todas esas cosas que se han logrado, van de la mano aquí en este sector.

¿En qué año y qué lo motivó a ser dirigente?

Nací siendo dirigente…..
Nací en concepción y a los 9 años ya estaba en las minas de carbón. A los 14 años estaba trabajando en las minas, viendo como los dirigentes sindicales se sacaban la cresta para defender los intereses de los trabajadores. Por primera vez hago la correlación entre el obrero y el patrón, en las huelgas que se trabajaban desde el sindicato, participé en los trabajos solidarios que se hacían desde el sindicato.
Llegue a Santiago en 1964, donde tuve que empezar a trabajar, no sabía dónde, pero ya tenía algunas relaciones, soy comunista desde el año 1960, entonces tome contacto con mis compañeros del partido, y entre a trabajar a una fábrica de mosaicos. Primero a una fábrica de bloques de concretos, aquí al frente a nuestra población hay una villa que se llama Cousiño, los bloques de concreto que se usaron para construir esa villa los fabricábamos nosotros, un trabajo que no conocía, y donde di la hora la primera semana. Después llegue a la fundición de vidrios, donde se hacían los mosaicos que se utilizaron en el metro, cuando ya tenía 21 años formé mi primer sindicato, al día siguiente de mi cumpleaños participé en su formación. Ósea llevo años en esta temática.

«A los 14 años estaba trabajando en las minas, viendo como los dirigentes sindicales se sacaban la cresta para defender los intereses de los trabajadores. Por primera vez hago la correlación entre el obrero y el patrón, en las huelgas que se trabajaban desde el sindicato, participé en los trabajos solidarios que se hacían desde el sindicato».

¿Cuál ha sido el desafío más grande al que se ha visto enfrentado como dirigente?

-Nunca he tomado dimensión de los desafíos, yo soy un tipo que es amigo del pragmatismo. Mi tesis de la universidad tiene que ver con mi Autobiografía, hice un desarrollo de 114 páginas, y si tú lees esa correlación de historias, no vas a encontrar nunca en el camino dificultades que no hayan sido posibles de superar.

¿Cuál sería la clave para tener una buena relación con sus vecinos?

Hacer sociedad, hacer comunidad, relacionarse directamente, si uno anda por la calle “pelusiar” con el otro. Yo hablo de la cultura del campesino. El campesino si anda por un pasaje, una cuadra, o un kilómetro, y se encuentra con una o cien personas, a ninguno deja de saludar, aunque no lo conozca. Entonces esa relación de juegos, de amistad, también la aprendí del fútbol. En la asociación de fútbol, yo siempre hago juegos con metáfora: “Mira los jardines tienen muchas flores, muchos colores, muchas variedades de todos”. En el fútbol, en lo político y en lo cultural es igual, cada uno es diferente al otro, pero para funcionar en torno a un balón de 69 centímetros de diámetro se deben considerar todas esas variables. Saber que existen, reconocerlas, generar diálogo, mantener la disciplina.
Yo aprendí desde las dos caras de la moneda. La primera cuando era presidente de mi club, yo podía jugar con ellos, tomarme unos tragos y me venía para mi casa sin ningún problema y cuando el Duraznal tenía que cumplir, de todas formas llegábamos. Pero el año 1999 cuando fallece el presidente de la federación de fútbol, donde había 14 clubes, y eso significaba como 4000 personas que hacían deporte, todas las semanas, el discurso debía ser coherente con lo que estás haciendo y diciendo. El vino que tomaba ayer ya no lo puedes tomar hoy.

¿Tomando en cuenta la crisis de participación política y de credibilidad en las instituciones que hay en el país. Cómo cree que esto influencia la participación a nivel vecinal?

El otro día hubo una actividad donde se presentó la ley de juntas de vecinos con el senador Montes y la señora Alcaldesa. Fui muy preciso en decir que lo primero que se debe tener en cuenta es la atomización que hay de la sociedad, primero se debe permitir que las organizaciones tengan su propia autonomía social y política, la que sea, pero deben tenerla, y esa autonomía para dirigirse y para gobernarse hay que tenerla como equipo, y este equipo debe funcionar para el resto del mundo.
Sí, yo soy comunista, tengo mi propia autonomía filosófica de vida, de política, pero yo no debo implantarle a otro lo que estoy pensando, sino que debemos ver como se resuelven las cosas.
Los partidos políticos se aíslan porque miran desde las esferas y se olvidan que hay una sociedad que esta como el magma de volcán moviéndose y no bajan a las bases. Esto no viene de hoy, viene desde Pinochet. Aquí se ha perdido mucho, y eso es porque nadie baja, los concejales no se ven. Cuando hay campañas electorales bajan a las poblaciones a rogar por los votos y después no se ven más.
Yo aquí hice un almuerzo e invité al concejo en pleno y a la señora Alcaldesa. Donde iba a dar cuenta económica, con imágenes de lo construido, comunicando que no eran platas municipales, sino más bien recursos que uno maneja de la junta de vecinos. Vino la alcaldesa y 4 concejales, otro mando una comitiva, otro concejal mando una explicación y una atención, los otros 4 no dijeron nada.
Uno está empujando lo que ellos deben hacer, es uno el que les explica y ellos no entienden eso, porque están mirando el sueldo que van a recibir del municipio y después buscan trabajo en otro lado para tener mejor sueldo, porque el estatus de ellos debe estar más alto y se olvidan de lo que esta sub-terra

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.