COLUMNA DE OPINIÓN: COLOR Y PASIÓN, UNA VIDA EN GRAFFITI. POR JKR

Les quiero compartir mi experiencia en la comuna de Peñalolén, exactamente en la Villa Aquelarre, aquel lugar lleno de talentos, gente de puro esfuerzo, y sacrificio.

Desde chico fui un artista, siempre digo que desde pequeño fui bueno para el dibujo, y así fue como fui practicando y pintando lo que se me cruzara en el camino, haciendo amistades que fueron muy influyentes en mi vida, algunas para bien y otras no muy positivas.

Un día, a  mis 14 años, conocí el graffiti, un movimiento, que en esos años era absolutamente ilegal y muy mal visto por la sociedad, pero que para mí significó salir del cuaderno y mostrarle a más gente lo que yo sabía hacer con los colores. Pinté y pinté y así fue que a mis 18 años, después de surfear por sobre muchos estigmas debido a lo que hacía, decidí entrar a estudiar diseño gráfico. Carrera que con mucho esfuerzo pude cursar, trabajando 3 veces por semana en el jumbo de Peñalolen como partirme. Con gran esfuerzo logré juntar el dinero necesario para comprar los materiales para mi carrera, pagar mi mensualidad y mis latas de sprays para seguir pintando. Siempre fui un convencido de que estaba estudiando lo correcto, me apasionaba el diseño, su tecnicidad, las clases de dibujo, y la idea de que estaba avanzando y creciendo en la vida, me mantenía firme por sobre todas las adversidades. Comenzaba a mezclar lo técnico de mi carrera con el graffiti, en las calles mis obras empezaron a tener mejor gusto.

«Con gran esfuerzo logré juntar el dinero necesario para comprar los materiales para mi carrera, pagar mi mensualidad y mis latas de sprays para seguir pintando».

A medida que ya finalizaba mi carrera me empezaba a plantear como sería mi futuro profesional, miles de ideas pasaban por mi cabeza, pero siempre me dije: “necesito seguir aprendiendo, este proceso no termina con el fin de la  universidad”. Con mucho entusiasmo entré a hacer mi práctica en una revista. En ella aprendí mucho sobre los procesos técnicos del diseño de lo cual quede muy agradecido, mis graffiti empezaban a destacar en las calles, ya se comentaba por el barrio  “¿viste lo nuevo que pinto el JKR? …

A lo largo del tiempo seguí aprendiendo, pasé por distintos trabajos en relación al diseño gráfico, pero siempre procuraba quedarme un par de años por trabajo, eso me permitiría aprender mucho y lograr una solides económica  para concretar mis objetivos personales, tenía muy claro como quería vivir mi futuro, soñaba con tener mi estudio de arte y diseño

Hoy en día  ya han pasado más de 9 años desde que comencé a  trabajar en agencias de publicidad y marketing. Podría decir que ya he concretado todo lo que me propuse desde pequeño, tengo mi estudio en mi propia casa. Logré ser independiente como diseñador y artista de Street art, me llaman para proyectos de agencias de publicidad, festivales, marcas y particulares, para pintar por todo chile y contratar mis servicios. Todo esto lo logre gracias a la gran receta que todos pueden seguir para alcanzar sus metas, “perseverancia y disciplina.

 

JKR

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.