CAMPAÑA POR EL BUEN TRATO A LOS ADULTOS MAYORES

El Buen trato es universal, es el resultado del respeto de los derechos, respeto a la DIGNIDAD de la persona, consiste en establecer una relación satisfactoria entre personas, dar y recibir buen trato no tiene edad, es una forma positiva de relación, consideración, reconocimiento, implica reconocer al otro de igual a igual.

En el Buen Trato a las Personas Mayores, TODOS SOMOS RESPONSABLES

 

 “ALGUNAS SUGERENCIAS PRÁCTICAS PARA  EL BUEN TRATO”

 

  • Llame siempre a las personas por su nombre Todo adulto mayor tiene derecho a ser llamado por su nombre, apelativos o diminutivos como “abuelito” o “teclita” sólo los disminuye, porque no por ser adulto mayor, deben ser abuelos.
  • Tráteles con respeto, HÁBLALES DE USTED. Para ello, utilizando la palabra ‘señor’ o ‘señora’.
  • Háblale como te gustaría que te hablasen a ti. Es común ver a jóvenes, y no tan jóvenes, dirigirse a los Adulto Mayores en un tono de voz alto, con términos muy simples, o gesticulando de forma excesiva como si no les entendieran. A no ser que el mayor presente algún problema auditivo o de comprensión específico y sin tratar, se les debe hablar con normalidad, como a cualquier otro adulto.
  • Escúcheles como a cualquier otra persona. Se puede caer en el error de no respetar su capacidad para tomar de decisiones.
  • Salude, conteste bien, sonría.
  • Mire a las personas cuando les hable.
  • Use las palabras, por favor y gracias.
  • Utilice la empatía, tenga en cuenta la situación de salud
  • SÉ PACIENTE es posible que algunas personas mayores no tengan la agilidad de cuando eran jóvenes, ten en cuenta sus dificultades
  • Escuche, pregunte, dé sentido y valor a lo que le transmite la persona mayor, emociones y preocupaciones. Confirme que la persona mayor ha comprendido la conversación y la información que le ha dado.
  • Apoye a las personas adultas mayores con información clara y precisa cuando te lo soliciten y brinda trato preferente cuando sea necesario.
  • Respétalos socialmente, el envejecimiento no los hace invisibles, al contrario, reconoce sus grandes contribuciones que son fuente de nuestro desarrollo
  • Respete su opinión, costumbres, ofrézcale ayuda, alternativas, pero permita que decida por sí mismo, preserve su identidad personal, y garantice el apoyo a la dignidad en la relación y atención a las personas mayores.
  • Escuche con interés las cosas que le dicen
  • Hay que saber lo que realmente necesitan. Llegar a la vejez no implica tener que recibir una serie de cuidados No todos los mayores son dependientes.
  • Resalte las cualidades y características individuales de cada persona
  • La amabilidad, el apoyo y la ayuda mutua son fundamentales para fortalecer una sociedad para todas las edades, basadas en el buen trato

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.